7 minutos

Primeros pasos ANTES de empezar tu blog de salud

Evita el error más común de empezar tu blog de salud escribiendo un post. Un blog es un medio de comunicación que requiere de estrategia. En este artículo aprenderás a organizarte o si has perdido el ritmo sigue estos pasos para retomarlo y no abandonar nunca más tu blog.
Primeros pasos ANTES de empezar tu blog de salud
Qué debes tener en cuenta antes de empezar tu blog de nutrición.

3 de cada 10 dietistas-nutricionistas que tienen sitio web, publican contenidos como artículos de blog. El resto aún no tienen sitio web con blog; solo se encuentran en las redes sociales.

Sin embargo, de las que tienen blog, el 66% lo han abandonado. Hace tiempo que no publican ni un post.

¿A qué se debe este abandono? ¿Como evitarlo?

Si no quieres que te suceda lo mismo antes de empezar a publicar tus artículos o quieres encontrar una estrategia para revivir tu blog, sigue leyendo.


¿Qué verás en este artículo?

  • Define a quién diriges tu mensaje
  • Define el propósito de tu blog de salud
  • Desarrolla tu propia voz
    • Ejemplos de tono de voz en blogs de salud
  • Cómo organizarte antes de empezar tu blog
    • Crear y organizar las ideas para tu blog
    • Genera espacio en tu agenda
  • Ahora que tienes en claro lo que necesitas antes de empezar tu blog ¿avanzamos?

Define a quién diriges tu mensaje

Te presento a Ana y Clara. Ambas son dietistas-nutricionistas.

Ana recibe en su consulta habitual adolescentes con sobrepeso, mientras que Clara atiende a mujeres embarazadas con sobrepeso.

Si ambas decidieran publicar su blog sanitario en su web ¿crees que el mensaje en los textos de los blogs de Ana y Clara serán los mismos?

La respuesta es no.

Ambas son dietistas-nutricionistas, pero no tienen los mismos pacientes y por los tanto sus mensajes los transmiten en forma diferente. Ten en cuenta a tu paciente ideal.

No es lo mismo el lenguaje de un adolescente que en de una mujer joven.

Cada persona está atravesando una etapa muy distinta de su vida y si tu intención es conectar con tus pacientes debes tenerlo en cuenta, si quieres que lean tu blog.

La mejor forma de resolver este tema es dedicarle un tiempo a la definición de tu buyer persona o avatar (tu paciente ideal).

Un artículo de blog escrito para todo el mundo es un mensaje que no lo leerá nadie, porque nadie se identificará.

Muchas colegas en nutrición me preguntan cómo deben hacer para definir su buyer persona o paciente ideal.

Por eso he creado un taller para suscriptores: Los 3 pasos que debes dar antes de crear una web SIN invertir dinero en los que te explico, por ejemplo, cómo puedes definir tu misma tu buyer persona.

Define el propósito de tu blog de salud

Al abrir un blog en tu sitio web sanitario estás intentando comunicarte con tus pacientes, eso es evidente.

Pero no te equivoques.

Un blog de salud no es una bitácora de vida.

Si vas a crear un blog de salud debe ser para de alguna forma ayudar a tus pacientes

Entonces antes de empezar: ¿Cómo te gustaría poder ayudar a tus pacientes a través de tu blog?

Definir el propósito de tu blog te mantendrá motivada. Piensa en la forma en la que disfrutas de ayudar a tus pacientes antes de empezar tu blog de salud.

Volvamos a Ana y Clara.

Ana quiere ayudar a los adolescentes con sobrepeso a cambiar sus hábitos antes de que desarrollen obesidad.

Por eso sus artículos serán sobre las diferentes estrategias para a cambiar hábitos en su alimentación: ¿qué comer cuando sales con amigos? ¿Por qué dormir es tan importante para ti? Tus hormonas y tu peso.

En cambio, Clara quiere ayudar a las mujeres embarazadas con sobrepeso a realizar ciertas actividades físicas, qué hacer con los antojos, qué comer para no aumentar su peso en forma desmedida, etc.

Ambas quieren ayudar a sus pacientes o personas similares a ellos con sus mismos problemas, dudas. El blog es una estrategia ideal para hacerlo.

Esto es lo que llamo el propósito de tu blog.

Y por qué es tan valioso definir este propósito antes de empezar a escribir.

Porque los temas de tu blog deben apasionarte para mantener tu motivación de escribir y publicar.

Si no publicas tus artículos motivada y con cierta frecuencia a Google le dejará de interesar mostrar tus publicaciones en los primeros lugares (posicionamiento).

Eso hará que nadie se entere de esa ayuda que compartes online.

La mejor manera de mantenerte publicando periódicamente es que tengas ganas de hacerlo. Busca tu motivo antes de empezar a escribir tu artículo de blog.

Desarrolla tu propia voz

¿Qué como es eso de tener propia voz? Pues bien, cuando escribes muestras una forma, un estilo de comunicarte.

Eso se llama tono de voz o identidad verbal y se percibe al leer tus artículos de blog (o tu web).

Según las palabras que escribas, tu paciente puede percibirte con un tono de voz más amigable o más profesional.

Ejemplos de tono de voz en blogs de salud

Lucia Martínez, dietista-nutricionista vegana, escribe sobre los problemas en la alimentación por déficit de fósforo usando un tono coloquial.

El tono de voz coloquial utiliza construcciones típicas del habla, para reproducir lo más fielmente posible la comunicación presencial.

En cambio, Eva Martínez Arredondo, licenciada en periodismo por la universidad de Málaga y especializada en información sanitaria, en el blog de Cuidateplus en su artículo dieta vegana: ¿cuáles son las mejores fuentes de proteínas?, emplea un tono más profesional, neutral, serio, pero no autoritario; bastante formal y seco.

Quiero aclarar que no existe un tono de voz ideal. Lo importante es que tu blog refleje TU tono de voz.

Si todos los días en tu consulta tratas de forma muy cordial a tus pacientes, los llamas por su nombre, sabes de su familia y sus hobbies, no elijas un tono de voz profesional.

Escribe como habitualmente te comunicas.

Si tienes expresiones que te caracterizan o frases que sueles mencionar a tus pacientes, ¡úsalas en tu blog! La gente conecta con personas reales, no con blogs sin cara.

Cómo organizarte antes de empezar tu blog

Okay, ya tienes definido tu buyer persona, el propósito de tu blog y te comprometes a escribir como usualmente hablas con tus pacientes…

¿Ahora qué escribo?

Crea tu estrategia ideal para organizarte antes de publicar tus artículos de blog. La mejor forma de evitar la falta de motivación y publicar periódicamente.

Crear y organizar las ideas de tu blog

Lo ideal es comenzar pensando en tu paciente ideal, es con el que disfrutas de atender en tu consulta.

Para ayudarte haremos una tormenta de ideas con las siguientes preguntas, anótalas en un papel y no reflexiones mucho, deja que fluyan las ideas.

  • ¿Qué suele preguntarte?
  • ¿Qué temas le generan temor?
  • ¿Cuáles son sus principales desafíos al momento de seguir tus indicaciones?
  • ¿Qué noticias encuentra en sus redes sociales o TV sobre alimentación?, ¿te pregunta si son verdaderas o falsas?
  • ¿Tienes algún evento, taller o e-book que quieras que tus pacientes asistan?, ¿de qué puntos hablarás?
  • Has escrito un e-book o una guía de tratamiento que tus pacientes podrían utilizar, ¿en qué beneficiaría a tu paciente?

Perfecto, ya tienes algunos temas.

Bien, vamos a organizarlas. Mi recomendación es que crees tu propio calendario editorial.

Un calendario editorial es un registro pensado de manera estratégica para lograr ciertos objetivos. De esta forma sabrás qué tienes que publicar, cuándo lo debes hacer.

Publicar artículos de blog en salud, porque sí es una pérdida de tiempo.

Cuando publicas sin estrategia de marketing de contenidos no verás resultados. Después de dedicarte horas escribiendo para que nadie te lea o interactúe desmotivaría a cualquiera, ¿no?

Esta es la principal razón por la cual muchos blogs de salud quedan abandonados.

Genera espacio en tu agenda

Como habrás visto publicar artículos de blog en tu sitio web de salud requiere de la elaboración un plan.

Y para cada paso necesitarás tiempo.

Si no defines qué día y qué horario utilizarás para construir y crear tu blog estratégicamente, será difícil dar este paso por más que te guste escribir,

Debes bloquear activamente 1 hora en un determinado día de tu agenda y dar pequeños pasos.

Una hora con perseverancia y disciplina es mucho mejor que 24 horas seguidas con 3 artículos publicados para luego abandonar tu blog.

Al igual que un plan de alimentación, debes facilitar la inclusión del hábito de escribir en tu vida.

Como cuando les recomiendas a tus pacientes que comiencen el ejercicio al menos caminando media hora todos los días.

Esto es lo mismo.

Ahora que tienes en claro lo que necesitas antes de empezar tu blog, ¿avanzamos?

Sabías que en ese directorio de profesionales de la salud online el 91% de las dietistas-nutricionistas que encontré tenían su red social activa.

¡Claro! Es coherente.

En una red social debes redactar un texto más corto y los "resultados" (depende de cuáles sean tus objetivos, estos resultados serán útiles o no) son instantáneos: gusta o no gusta.

Y esto te motiva a no dejar de hacerlo.

Pero tener un blog en tu sitio web te generará más beneficios, no me cabe duda.

Si ya lo has analizado y deseas llevar a cabo sigue estos pasos:

Abre tu agenda y decide qué día y que hora le dedicarás a llevar a cabo estas tareas.

Ese día prepara el ambiente. Nada de interrupciones ni ruidos molestos. Toma un cuaderno y lápiz.

Empieza a responder las preguntas de la lista de verificación (check list) que puedes bajarte GRATIS. 👇

¿Qué estás esperando para empezar?, ¿no quieres hacerlo sola y necesitas ayuda?

Pues si es así, cuenta conmigo. Elige alguno de los servicios de redacción que he creado para ti que mejor cubra tus necesidades.

🎁
Suscribirte a este blog gratis, te dará acceso a mis regalos. Además, recibirás en tu correo 📧 un newsletter semanal con artículos sobre marketing digital para nutricionistas y los artículos nuevos del blog con contenido de calidad (para que no te pierdas nada).
💡
Recuerda que al suscribirte estarás aceptando la política de privacidad.


¿Necesitas contactar conmigo? 

Escríbeme un mensaje vía Telegram

¿Nos vemos en las redes?

Estoy en LinkedIn o Pinterest

 
Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.